Header Ads

Luftlandeschlacht um Kreta. Unternehmen Merkur

La batalla de Creta, en griego: Μάχη της Κρήτης) se produjo entre mayo y junio de 1941 y supuso la ocupación de la isla griega de Creta por parte del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

El origen de esta batalla se encuentra dentro de la campaña de los Balcanes. Tras el ataque italiano a Grecia y con la conformidad del gobierno griego, tropas británicas se establecieron en la isla de Creta a principios de noviembre de 1940 para impedir que fuese ocupada por las tropas del Eje.

Aunque los griegos rechazaron inicialmente a los italianos en la Grecia continental, la intervención alemana terminó con la resistencia aliada en el continente, forzando a reembarcar a las tropas británicas que apoyaban a las griegas. Muchas fueron evacuadas a Creta, por lo que en mayo de 1941 había en la isla unos cuarenta y tres mil soldados entre griegos, británicos, neozelandeses y australianos.

La posesión de la isla era muy importante para el Reino Unido, puesto que conservaba unos excelentes puertos en el Mediterráneo oriental. Al mismo tiempo, desde sus aeródromos era posible bombardear los campos petrolíferos y refinerías de Ploieşti y constituir un peligro en el flanco suroriental del Eje, en un momento en el que se disponía a invadir la Unión Soviética.

La operación la llevaron a cabo las tropas aerotransportadas al mando del General Kurt Student, participando 700 aviones de transporte y 750 planeadores apoyados por la Luftwaffe. La invasión de la isla fue llevada a cabo por 4500 paracaidistas alemanes que tardaron menos de dos semanas en ocuparla. Los británicos evacuaron sus posiciones protegidos por la Royal Navy, la cual sufrió fuertes pérdidas. Creta permaneció en poder de los alemanes hasta que su guarnición capituló en mayo de 1945.

La invasión de Creta fue la primera vez en la historia en que se realizaba un ataque a gran escala con tropas paracaidistas sin intervención de tropas terrestres. Los alemanes, gracias a contar con superioridad aérea, consiguieron transportar suficientes unidades como para derrotar a la guarnición que defendía la isla —más numerosa que los atacantes— y desbaratar la defensa naval británica, que había impedido hasta entonces a la Armada alemana acercarse a ella. Aunque la invasión se llevó a cabo con éxito, se produjo una gran cantidad de bajas entre las filas alemanas, por lo que Hitler prohibió que se volviera a repetir una operación de este tipo. Sin embargo, los aliados quedaron impresionados del potencial de este tipo de tropas y empezaron a desarrollar sus propias unidades aerotransportadas, que tendrían gran importancia a lo largo de la guerra.

El Heer y la Luftwaffe obtuvieron una sonada victoria sobre los británicos, habían capturado un punto estratégico importante en el Mediterráneo como era la isla de Creta. Pero el balance en general fue sangriento, pues costó a los ingleses más de catorce mil setecientos hombres entre muertos, heridos o prisioneros; de las 27 500 tropas destacadas en la islados mil hombres y sufrido graves pérdidas entre sus fuerzas, que la habían obligado a retirarse del Egeo. Los catorce mil griegos que habían participado también en la defensa resultaron muertos o capturados.

Del bando alemán se contaron entre 3986 y 6453 bajas según las diversas estimaciones; era más de lo que había costado toda la Campaña de los Balcanes. La única división alemana de paracaidistas había sido diezmada. Los alemanes perdieron además unos 350 aviones, la mayoría de transporte.

Los ingleses, aunque dolidos y con muchas bajas, lograron consolidarse en Oriente Medio, para después reconquistar África y hacer que Italia abandonase la guerra. La posesión de Creta no constituyó para el Eje un punto desde el que poder lanzar ataques contra las posiciones británicas en Oriente Próximo sino que se convirtió en el episodio final de la campaña de los Balcanes.











El comienzo de la ofensiva contra la Unión Soviética veintiún días después del final de la toma de la isla obligó al repliegue de las unidades aéreas alemanas que habían garantizado la superioridad en este campo.
















La batalla de Grecia u Operación Marita es la invasión del Reino de Grecia por las fuerzas del Eje durante la Segunda Guerra Mundial enfrentándose a los aliados (Grecia y la Commonwealth). La batalla de Grecia dio comienzo el 28 de octubre de 1940 con la invasión de Grecia por la Italia fascista y concluyó con la caída de Kalamata, en el Peloponeso, el 28 de abril de 1941. Con la batalla de Creta y algunas otras acciones navales, la batalla de Grecia forma parte del teatro de operaciones egeo de la Campaña de los Balcanes.












Italia invade Grecia el 28 de octubre de 1940 desde Albania, país que había ocupado previamente en abril de 1939. Sin embargo, el ejército griego demuestra que es capaz de resistir e incluso de contraatacar, forzando al ejército italiano a la retirada. Hacia mediados de diciembre, los griegos, a su vez, ocupan la cuarta parte de Albania. En marzo de 1941, una nueva ofensiva italiana fracasa, poniendo así fin a las aspiraciones italianas.




El 6 de abril de 1941, Alemania invade Grecia desde Bulgaria, con la finalidad de dotar de más seguridad a su flanco sur. El ejército griego, muy inferior tanto en hombres como en equipamiento se hunde, y Atenas cae el 27 de abril de 1941, mientras la Commonwealth logra evacuar cerca de cincuenta mil soldados. Tras la finalización de la batalla de Grecia, el país es dividido en tres zonas de ocupación, entre Alemania, Bulgaria e Italia, hasta la retirada de las tropas alemanas en octubre de 1944.





La batalla de Grecia es considerada por algunos historiadores como una batalla decisiva en el curso de la Segunda Guerra Mundial, ya que la invasión de Grecia hizo imposible un acuerdo entre Hitler y Stalin a propósito de sus respectivas esferas de influencia.





Partisanos griegos.






















Isla de Rodas.

Isla de Rodas. Rendición alemana.








Bibliografía:
Blau, George E. (1953). The German campaigns in the Balkans (Spring 1941) (en inglés). Center of military history United Sates Army Washington, D.C.
Creveld, Martin van (1973). Hitler's Strategy 1940-1941: The Balkan Clue (en inglés). Cambridge University Press. p. 264. ISBN 9780521201438.
Naval Operations in the Battle of Crete (en inglés). Naval Staff History, Almirantazgo británico. 1960. p. 65.
Bianke, Maria A. (2013). Battle of Crete: Hitler's Airborne Gamble (en inglés). Pickle Partners Publishing. p. 102.
Shores, Christopher; Cull, Brian; Malizia, Nicola (1987). Air War For Yugoslavia, Greece, and Crete 1940–41. Londres: Grub Street. ISBN 0-948817-07-0. PS


No hay comentarios

Comente con responsabilidad

Con la tecnología de Blogger.