Header Ads

Wunderwaffen

Desde la derrota en Stalingrado el Departamento de Armamento de Albert Speer buscó con desesperación las armas que pudieran revertir el curso de la guerra, probando los más peregrinos ingenios.
Una de las pocas que funcionó es la Bomba V-1 - también conocida como arma de represalia 1-. Era un misil guiado, como los actuales misiles de crucero. Se pretendía que sustituyera a los bombarderos en los ataques contra objetivos fijos. La idea no era nueva porque había sido formulada por los británicos con los blancos aéreos A1 de la Real Fuerza Aérea. Los estadounidenses también habían desarrollado con éxito en 1916 el misil Spenny Aereal Torpedo.
Las V-1 fueron desarrolladas en la base secreta de Peenemünde a partir de 1942. Eran lanzadas desde bombarderos o desde tierra, mediante rampas de lanzamiento largas. Al final del conflicto, por imitación de los cazas OKA japoneses, se hizo una versión con tripulante suicida que no llegó a probarse.

BOMBA V-1

Altura: 6,5 m.
Envergadura: 5 m.
Peso: 2 toneladas, con 850 de material explosivo incluídos.
Velocidad: 670 km/ h
Volaba entre 300 y 2000 metros de altura. Era guiado por un sistema de pilot  automático con brújula y giróscopo inercial.
Distancia de los blancos: 400 kilómetros.

La primera bomba V-1 se lanzó contra Londres el 13 de agosto de 1944. Hasta octubre de ese año se lanzaron más de 9500 de estos misiles contra la capital de Inglaterra.
A medida que las tropas aliadas fueron avanzando hacia Berlín y estableciendo cabezas de puente y centros de operaciones se lanzaron 12.000 más contra Amberes, Lieja y otras ciudades belgas. Los ataques con V-1 cesaron en marzo de 1945, cuando todos los emplazamientos habían sido localizados y destrozados por las bombas aliadas.
Estos misiles eran relativamente lentos por lo que la artillería antiaérea, los cazas y las berreras protectoras de globos impidieron que la mayoría de las V-1 detonasen. Más letales fueron las bombas V-2.


Estás haciendo lo que sea en Londres cuando escuchas una especie de chasquido como de látigo; Después, y simultáneamente quedabas cegado por un destello y escuchabas una detonación, que arroja cascotes y tierra en todas direcciones. Luego llegaba el ruido del cohete. Finalmente el silencio, el mortífero silencio, si había suerte. Porque si no, solo se escuchaban los últimos estertores de tu garganta poco antes de morir. Has sido víctima de una V-2.
Altura: 14 metros.
Peso: 13 toneladas.
Vuelan a 80 kilómetros de altura.
Velocidad: 5.750 km/ h.
El explosivo que llevaban era amatol TNT y nitrato de amnio y soportaban sin detonar el calor de unos 650 º C, provocado por velocidades 4 veces superiores a la velocidad del sonido.
Las V-2 se lanzaron contra Londres y otras ciudades europeas, sin que el radar y los observadores de la Home Guard pudieran detectarlas a tiempo de hacer nada para evitar que alcanzasen sus blancos.

Otras de esas "armas milagrosas" alemanas fueron los aviones a reacción. Lo cierto es que los aliados conocieron su existencia antes de que entraran en combate, pero aun así  algunos causaron una profunda extrañeza, como el caza cohete Messerschmitt Me-163 Komet, un aparato de fuselaje corto, alas en flecha y sin cola. Entró en acción el 28 de julio de 1944, en una misión de ataque a dos bombarderos B-17 estadounidenses, que no recibieron daños.


El funcionamiento del Komet era excesivamente complejo, por lo que padeció numerosos accidentes, pero era capaz de volar a velocidades cercanas a los 1.000 km/h y llevaba dos cañones de 30 mm, con los que podía destruir un blanco de gran tamaño con tres o cuatro impactos.

El Messerschmitt Me-262 Sturmvögel –petrel– fue bastante más efectivo como caza y, aún así, tuvo un éxito limitado. Se trataba de un bimotor a reacción que alcanzaba 870 km/h y casi 12 km de altura; estaba armado con cuatro cañones idénticos a los del Komet. Cuando entró en combate en julio de 1944, creó una justificada alarma entre los aviadores aliados.

Alemania se convirtió asimismo en una precursora en la utilización de proyectiles radio-guiados, como la bomba Ruhrstahl SD 1400 X, conocida como Fritz X. Una de ellas hundió el acorazado italiano Roma el 8 de septiembre de 1944, cuando se dirigía a unirse a los aliados. Pero ya hacía tiempo que la guerra estaba decidida.




























































Fuentes Bibliográficas:


Dornberger, Walter; Eberhard Rees (1981). Peenemünde : die Geschichte der V-Waffen / Walter Dornberger ; mit einem Geleitwort won Eberhard Rees. (en alemán). Germany: Bechtle. p. 313. ISBN 3762804044.
Huzel, Dieter K. (1981(Reprint)). Peenemünde to Canaveral. Greenwood Press (Reprint). p. 313. ISBN 0313229287.
Neufeld, Michael (1996). The Rocket and the Reich: Peenemünde and the Coming of the Ballistic Missile Era. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. ISBN 067477650X.
Reuter, C. The V2 and the German, Russian and American Rocket Program. German Canadian Museum. p. 87. ISBN 9781894643054.

No hay comentarios

Comente con responsabilidad

Con la tecnología de Blogger.