Header Ads

Fall Gelb. La Wehrmacht en Paris









Fall Gelb fue el nombre código de la operación militar alemana que invadió Francia y los Países Bajos durante la Segunda Guerra Mundial. En español Fall Gelb significa Plan Amarillo, el cual fue pergeñado por Erich von Manstein y puesto en marcha el 10 de mayo de 1940. A pesar de su similitud con el Plan Schlieffen de la Primera Guerra Mundial, Fall Gelb establecía dos puntos de ataques; el primero sería los Paises Bajos (Holanda y Bélgica), para engañar y atraer el grueso de las tropas anglo-francesas hacia Bélgica; el segundo punto, que sería el ataque principal y era guardado en forma ultrasecreta por el alto mando alemán, era el bosque de las Ardenas, a la altura de Sedan, el cual sería llevado a cabo por el Grupo Ejército A, comandado por Gerd von Rundstedt, y que contenía el grueso de las divisiones blindadas al mando de Hermann Hoth, Heinz Guderian, y Erwin Rommel.






Fall Gelb establecía que el ataque a los Paises Bajos comenzaría primero, y sería ejecutado por el Grupo Ejército B, al mando de Feder von Bock. El Plan Amarillo fue ideado con el objetivo de eludir las rígidas y estáticas defensas de la Línea Maginot que se extendía a lo largo de la frontera franco-alemana, hacia el sur de los dos puntos de ataque arriba mencionados. Sin embargo, la aparentemente inexpugnable línea defensiva francesa también fue rebasada con éxito por un tercer ataque alemán (Fall Rot) puesto en marcha en el 5 de junio de 1940.












Una amistad peligrosa...






















La experiencia de Alemania en la Primera guerra Mundial y en la Guerra Franco-Prusiana cuando sus tropas cruzaron las Ardenas, había derivado en una larga lucha de desgaste con muchísimos muertos. Francia confiaba en sus defensas y en la guerra de desgaste para vencer a Alemania, pero aquello no era 1914, sino 1940, Adolf Hitler no estaba dispuesto a quedarse sentado en una trinchera, el lema era siempre avanzar, es decir, la “Guerra Relámpago (Blitzkrieg)”.






















El Plan Schileffen era la clásica táctica que había ideado Alemania para invadir Francia, operación diseñada en el siglo XIX por el general Alfred Schlieffen. Helmuth Von Moltke ya la puso en práctica en 1914 con la invasión a través de Bélgica, ofensiva que fracasó al quedar parada ante las puertas de París en la Batalla del Marne. Sin embargo en 1940 el Plan Schlieffen sufrió modificaciones gracias a un proyecto del general Erich von Manstein, que propuso el Plan Manstein, en el cual el Ejército Alemán (Wehrmacht) tendría que avanzar por la ruta Amberes-Bruselas-Namur para caer sobre Dyle en Francia y aislar al ejército franco-británico por el Mar del Norte. En un principio la idea de Manstein no tuvo éxito entre los militares alemanes, los generales Alfred Jodl y Walther Von Brautisch se lo rechazaron, sin embargo la impresión de Hitler fue muy positiva.










El 17 de Febrero de 1940 Manstein presentó el programa ante Adolf Hitler y al fundador de la Blitzkrieg, general Heinz Guderian, haciendo que ambos se decantaran por la posibilidad de avanzar por las Ardenas a través del Río Mosa, siguiendo el Plan Manstein. Oficialmente la planificación de Europa Occidental se dictaminó de la siguiente manera: El Grupo de Ejércitos A atacaría en Bélgica y Luxemburgo por las Ardenas y el Mosa; el Grupo de Ejércitos B invadiría Holanda; y el Grupo de Ejércitos C se detendría frente a la Línea Maginot para distraer fuerzas francesas. Hitler finalmente aprobó la estratégia de Manstein denominada Plan Amarillo. Si Alemania había estado a punto de extinguirse años antes en Francia, esta vez llevaría a cabo su tan esperada venganza de manera especial.

El despliegue estratégico de la Wehrmacht se hizo con el Grupo de Ejércitos A frente a Holanda, el Grupo de Ejércitos B frente a Bélgica y el Grupo de Ejércitos C frente a la Línea Maginot. En ese momento la Wehrmacht se encontraba dividida en 137 Divisiones (118 de infantería 10 Panzer, 7 motorizadas, 2 de paracaidistas y 1 de caballería, etcétera…), fuerzas menores que su enemigos, pero completas en regimientos y batallones a diferencia de los franceses. Había 3.350.000 tropas con 2.445 tanques (Panzer I, II, III y IV) y 7.378 cañones. La Fuerza Aérea Alemana (Luftwaffe), disponía de 3.479 aviones repartidos en 1.400 cazas (Messerschmitt Bf 109 y Messerschmitt Bf 110), 1.450 bombarderos (Heinkel He 111, Dornier Do 17 y Junkers Ju 88), 350 bombarderos en picado Stukas, 267 transportes Junkers Ju 52 y 12 hidroaviones Heinkel He 59.



Paris, 1944.















































































































































































Pérdidas
Aliados:
Francia resultó la potencia más castigada en la invasión, tuvo 120.000 muertos y más de 2.000.000 de hombres cayeron prisioneros. Las pérdidas materiales fueron de 2.000 tanques destruidos y más de 500 aviones derribados, además de importantes navíos hundidos.


Gran Bretaña sufrió el mayor desastre militar de su Historia. Los caídos ascendieron a 68.111 bajas británicas. Las pérdidas materiales eran catastróficas, un total de 236 barcos fueron hundidos, 451 aviones derribados, 300 tanques destruidos, 2.472 cañones eliminados y 90.000 vehículos perdidos (63.879 camiones y 20.548 motocicletas).



Bélgica sufrió 7.000 muertos en la invasión y 200.000 prisioneros.



Holanda tuvo 4.716 muertos, de los cuales 2.559 eran civiles y 2.157 militares, entre los que se encontraban 1.957 soldados del ejército de tierra, 125 de la Marina y 75 de la aviación. Hubo también casi 300.000 prisioneros.

La Polonia Libre encajó 1.400 muertos y 4.500 heridos.
El Eje:
Alemania la vencedora, tuvo 27.074 muertos y 18.384 desaparecidos. La Luftwaffe perdió unos 700 aviones en combate. Todo eso no fue nada en comparación con lo que sufrieron los derrotados.
Italia tuvo 1.247 muertos, exactamente los “1.000” que había predicho Benito Mussolini para sentarse en la mesa con los vencedores.

























































































Fuentes Bibliográficas:


Ciano, Galeazzo (1946). The Ciano Diaries, 1939–1943: The Complete, Unabridged Diaries of Count Galeazzo Ciano, Italian Minister for Foreign Affairs, 1936–1943. 2. 9 September 1942. London: Doubleday. OCLC 245645.
Doughty, R. A. (2014) [1990]. The Breaking Point: Sedan and the Fall of France, 1940. Stackpole Military History (Stackpole, Mechanicsburg, PA ed.). Hamden, CN: Archon Books. ISBN 978-0-8117-1459-4.
Frieser, K-H. (2005). The Blitzkrieg Legend (English trans. ed.). Annapolis, MD: Naval Institute Press. ISBN 978-1-59114-294-2.
Guderian, H. (1976) [1952]. Panzer Leader (Futura repr. ed.). London: Michael Joseph. ISBN 978-0-86007-088-7.
Halder, F. (1949). Hitler als Feldherr [Hitler as War Leader] (in German). München: Münchener Dom-Verlag. OCLC 2150152.
Jackson, Julian (2003). The Fall of France: The Nazi Invasion of 1940. New York: Oxford University Press. ISBN 978-0-19-280300-9.
Tooze, Adam (2006). The Wages of Destruction: The Making and Breaking of the Nazi Economy. London: Allen Lane. ISBN 978-0-7139-9566-4.
Vaïsse, Maurice (2000). Mai–juin 1940: défaite française, victoire allemande, sous l'oeil des historiens étrangers [May–June 1940: French Defeat, German Victory, In the Eyes of Foreign Historians]. Autrement. Collection Mémoires (in French). Paris: Éd. Autrement. ISBN 978-2-86260-991-1.
Cooper, M. (1978). The German Army 1933–1945, Its Political and Military Failure. Briarcliff Manor, NY: Stein and Day. ISBN 978-0-8128-2468-1.
Doughty, R. A. (2014) [1990]. The Breaking Point: Sedan and the Fall of France, 1940. Stackpole Military History (Stackpole, Mechanicsburg, PA ed.). Hamden, CN: Archon Books. ISBN 978-0-8117-1459-4.
Doughty, R. A. (2014) [1985]. The Seeds of Disaster: The Development of French Army Doctrine, 1919–39 (Stackpole, Mechanicsburg, PA ed.). Hamden, CT: Archon Books. ISBN 978-0-8117-1460-0.
Hinsley, F. H.; et al. (1979). British Intelligence in the Second World War: Its Influence on Strategy and Operations. I. London: HMSO. ISBN 978-0-11-630933-4.
May, Ernest R. (2000). Strange Victory: Hitler's Conquest of France. London: I.B.Tauris. ISBN 978-1-85043-329-3.
Rowe, V. (1959). The Great Wall of France: The Triumph of the Maginot Line (1st ed.). London: Putnam. OCLC 773604722.

No hay comentarios

Comente con responsabilidad

Con la tecnología de Blogger.