miércoles, 15 de febrero de 2017

Messerschmitt Bf 109


El nacimiento del Bf 109 fue resultado de una disputa política entre Erhard Milch y Willy Messerschmitt, que amenazó la supervivencia de la Bayerische Flugzeugwerke, sociedad de capital privado dirigida por el segundo. La quiebra logro evitarse cuando la compañía emprendió la construcción de un nuevo avión de transporte para un grupo financiero rumano. Disgustados con la actitud de independencia de Messerschmitt, los funcionarios del Reichsluftfahrtministerium (RLM, o Ministerio de Estado para la Aviación) se encontraron con que Messerschmitt argumentaba que se había visto obligado a buscar apoyos en el extranjero dada la falta de ayuda por parte alemana. Aunque no de muy buena gana, el RLM confió a la compañía, así como a Arado, Focke-Wulf y Heinkel, contratos para el desarrollo de un caza.














El diseño de Messerschmitt, que empleaba elementos del excelente cuatriplaza deportivo Messerschmitt Bf 108 Taifun, cristalizó en un pequeño monoplano de ala baja rectangular, tren de aterrizaje replegable, slats en el borde de ataque y cabina cerrada. Se preveía propulsarlo con el nuevo Junkers Jumo 210A, pero éste no estuvo listo para ser instalado en el prototipo Bf 109 V1, por lo que tuvo que emplearse un motor importado Rolls-Royce Kestrel VI de 695 cv; el nuevo aparato voló en septiembre de 1935 con la matricula civil D-IABI.

El Messerschmitt Bf109 fue la punta de lanza que acompañó al Stuka durante la blitzkrieg sobre Polonia y en países como Holanda, Dinamarca y Noruega. Aseguraba la supremacía aérea para que los blindados alemanes pudieran abrir rápidas brechas entre el enemigo.

Durante la invasión de Polonia, la valiente resistencia aérea solo logró derribar 80 aparatos de la Luftwaffe antes de ser completamente aniquilada por unos aviadores alemanes, experimentados en combate sobre suelo Español, a los mandos del caza más moderno del mundo. 

En la batalla de Inglaterra se puso de manifiesto la principal limitación de este caza, el alcance. Las versiones hasta el Bf 109 E disponían de unos 660 Km. El Bf 109 era principalmente empleado para escoltar bombarderos alemanes sobre Inglaterra, lo que les daba un tiempo de combate efectivo sobre suelo inglés de tan solo 20 minutos. Muchos aparatos al volver de sus misiones se quedaron sin combustible sobre el canal de la mancha o debían realizar aterrizajes forzosos. 

La RAF, consciente de esta limitación empleó a sus Spitfire para hacerse cargo de los Messerschmitt y hacerles perder su valioso tiempo, mientras los Hurricane más lentos daban cuenta de los bombarderos alemanes. 

Su prefijo de identificación no es el estándar alemán de "Me" para los aviones fabricados por Messerschmitt, debido a que fue diseñado por Willy Messerschmitt cuando era diseñador jefe de la Bayerische Flugzeugwerke (Fábricas Bávaras de aviones) de ahí que su prefijo sea "Bf". Posteriormente por el gran éxito del Bf 109 Bayerische Flugzeugwerke y su adquisición por parte de Willy Messerschmitt, pasó a llamarse Messerschmitt A.G. 

Mientras tanto en el frente del este, los Bf 109 empezaban a ser sustituidos por el Fw 190, aunque muchos pilotos todavía preferían el Bf 109. En este frente los grandes ases alemanes pilotaron los aviones de Messerschmitt, mientras Alemania era destruida por los bombarderos de la RAF durante la noche y por la octava fuerza aérea durante el día. En este punto el alcance de los Bf 109 F era de 880 Km y la variante Bf 109 G podía volar 1000 km. 

Ya centrados en la defensa del Reich los Bf 109 tenían 10 años y jugaban a la defensiva contra los P-47 y los P-51 americanos para derribar los bombarderos B-17 y B-24. Hicieron esta tarea lo mejor que pudieron. 1/3 de las tripulaciones americanas no volvieron a casa, pero lograron asestar el golpe definitivo a Alemania y la Luftwaffe. Del Messerschmitt Bf 109 se fabricaron más de 35.000 unidades. 










La primera participación del Bf 109 en teatros operativos fue en la Guerra civil española. A finales de 1936 varios prototipos estaban siendo evaluados en condiciones semioperacionales en la Guerra Civil Española (concretamente, de los diez primeros prototipos, se enviaron a España tres, los V3, V4 y V5) en diciembre de 1936). Y en el mes de abril de 1937 se dotó ya a la 2ª Escuadrilla de Caza de la Legión Cóndor(II/JG-88) con varios Bf-109B bajo el mando de Gunther Lützow, llegando a participar en el bombardeo de Guernica en la escolta de bombarderos. Los tres Staffeln del Jagdgruppe 88 que participaron en el conflicto fueron equipados con ejemplares de serie de las versiones Bf 109 B, C, D y E, y obtuvieron una experiencia que no sólo ayudó al desarrollo del aparato propiamente dicho, sino al de las tácticas de la guerra aérea en general; hombres como Werner Mölders y Adolf Galland , que combatieron en España a los mandos de Bf 109, desarrollaron allí tácticas básicas de combate aéreo que permanecerían vigentes durante mucho tiempo.



Cuando realizó en Travemünde los vuelos de competición con el Arado Ar 80 V1, el Focke-Wulf Fw 159 V1 y el Heinkel He 112 V1, el Bf 109 tuvo un buen comportamiento, a pesar de algín problema menor, y ante la general sorpresa, obtuvo un contrato por 10 prototipos de desarrollo. Otros tres prototipos, el Bf 109 V2, matriculado D-IUDE, el Bf 109 V3 D-IOQY y el Bf 109 V4 D-IALI, llegaron a volar en 1936, propulsados por motores Jumo 210A, y con dos ametralladoras sincronizadas MG 17 sobre el capó. Sin embargo, se produjeron rumores de que el Hawker Hurricane y el Supermarine Spitfire británicos iban a ser armados con cuatro ametralladoras, por lo que los BF 109 V3 y V4 volaron con una tercera MG 17 que debía disparar a través del buje de la hélice. La proyectada version Bf 109A, que debía ser provista de dos ametralladoras, no llegó a fabricarse y los primeros ejemplares de preserie del BF 109B-0 volaron a comienzos de 1937, al mismo tiempo que los prototipos Bf V5, V6 y V7.


En términos numéricos, el Messerschmitt 109 fue el más importante de los cazas alemanes durante la 2GM. Convivió como caza al comienzo de la guerra con el bimotor Messerschmitt 110 Zërstorer (Destructor). Sin embargo, al ser éste relegado a caza nocturno debido a sus pobres actuaciones frente a los cazas monomotores aliados, fue el único caza alemán hasta la entrada en servicio del Focke Wulf Fw190. 

El 109 fue el ganador de un concurso, frente al Heinkel 112, para dotar a la Fuerza Aérea Alemana de su primer caza “moderno”, de construcción totalmente metálica, ala baja en voladizo, tren de aterrizaje retráctil y cabina cerrada. El primer prototipo voló en mayo de 1935, con un motor Rolls-Royce Kestrel, de cilindros en línea y refrigerado por agua. El segundo prototipo voló con el Junkers Jumo 210-A, para el cual había sido diseñado. 


El número total de aparatos producidos no ha sobrevivido, pero se cree que supera los 30.500 aviones, sin incluir la producción de éste modelo bajo licencia en otros países. El limitado número de 109 A, B (tres ametralladoras de 7.92mm) y C (cuatro o cinco ametralladoras de 7.92 y motor de 700CV), con hélices bipala, pueden ser considerados como modelos de pre-producción y desarrollo, con distintos motores (Junkers Jumo) y distinto armamento. El Daimler Benz DB 600A de doce cilindros en V invertida y de inyección fue introducido en el modelo Messerschmitt 109D (hélice bipala, 986CV y 2 ametralladoras de 7.92mm y un cañón de 20mm), y sería la motorización de este avión en las sucesivas versiones.





Cuando se inicio la II Guerra Mundial la Luftwaffe habia armado todas sus unidades de caza con el Bf 109D. A finales de 1938 se construyeron diez prototipos del Bf 109E (Emil) equipados con dos ametralladoras MG 17 en las alas y dos en la nariz, impulsado por el motor Daimler Benz DB 600 de 1100 hp. A principios de 1939 empezaron a salir de la fabrica de Augsburg los primeros Bf 109E-1 equipados con cañones de 20mm MG FF en las alas en lugar de las ametralladoras, estos presentaban una velocidad de 570 km/h a 3750 m y un techo de servicio de 11000 metros, lo cual les daba una total superioridad sobre cualquiera de los cazas presentes en la epoca, de este se construyo una subvariante Bf 109E-1/B equipada como caza bombardero con capacidad de cargar una bomba de 250 kg bajo el fuselaje. La produccion de Bf 109 fue trasladada de Augsburg a Regengburg con el proposito de construir el Bf 110 . 

Para la Invasion de Polonia la Luftwaffe contaba con 12 Grupos de Combate contando con 850 Bf 109E-1 y Bf 109E-1/B y uno de Arado Ar 68 . Durante la Invasion de Polonia participaron cinco Grupos de Bf 109, con casi 200 aviones, 67 de ellos se perdieron, la mayoria por fuego antiaereo. El primer encuentro del Bf 109 con aviones de la RAF tuvo lugar el 18 de Diciembre de 1939 contra bombarderos Vickers Wellington en una incursion sobre Wilhelmshaven, doce de ellos fueron destruidos contra la perdida de dos Bf 109E de la JG 77. Durante 1940 se produjeron las variantes Bf 109E-2 y Bf 109E-3 equipadas con dos ametralladoras MG 17 en las alas, dos en la nariz y un cañon MG FF/M en el cono de la helice y la version Bf 109E-4 con dos MG 17 en la nariz y dos cañon MG FF en las alas.


















Al terminar la Segunda Guerra Mundial , el Bf 109 se siguió fabricando aquí en España por la industria "Hispano Aviación", bajo la nomenclatura HA-1112.























Bibliografía:

Cross, Roy; Scarborough, Gerald (1976). Messerschmitt Bf 109, Versions B-E (en inglés). Londres: Patrick Stevens. ISBN 0-85059-106-6.
Green, William (1980). Messerschmitt Bf 109: The Augsburg Eagle; A Documentary History (en inglés). Londres: Macdonald and Jane's Publishing Group Ltd. ISBN 0-7106-0005-4.
Feist, Uwe (1993). The Fighting Me 109 (en inglés). Londres: Arms and Armour Press. ISBN 1-85409-209-X.
Neulen, Hans Werner (2000). In the Skies of Europe (en inglés). Ramsbury, Marlborough, Reino Unido: The Crowood Press. ISBN 1-86126-799-1.
Prien, Jochen; Rodeike, Peter (1995). Messerschmitt Bf 109 F, G & K Series – An Illustrated Study (en inglés). Atglen, PA: Schiffer Publishing Ltd. ISBN 0-88740-424-3. PS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con responsabilidad