jueves, 26 de enero de 2017

Tora Tora Tora. El ataque japonés a Pearl Harbor

El 7 de diciembre de 2017 se cumplirán 76 años del ataque japonés a Pearl Harbor.

Operación Z [Ataque a Pearl Harbor] (7-12-1941).

En abril de 1941, el almirante de la Flota Combinada Japonesa, Isoroku Yamamoto, planificó un brillante ataque a las islas Hawaii con una flota compuesta por 6 portaaviones (Akagi, Kaga, Hyriu, Soryu, Shokaku y Zuikaku), 2 acorazados, 2 cruceros pesados, un crucero ligero, 9 destructores y 6 minisubmarinos.  La flota aérea embarcada estaba compuesta por 350 aviones.  El plan fue simple, la flota debía navegar hacia el norte para caer sobre Hawaii por una ruta fuera del tráfico marítimo y de las patrullas estadounidenses.  La travesía se llevó a cabo sin contratiempos y sin que fuera detectada.


"Igashi no kaze ame".

La madrugada del 4 de diciembre de 1941, el Teniente Longfield Lloyd de la Special Inteligence Organization (SIO) u Organización Especial de Inteligencia Australiana, en castellano, estaba en servicio en la estación de radio escucha de Park Orchards, en las afueras de Melbourne, Australia.  Su jefe inmediato era el Teniente Eric Nave, un experto en descodificación que servía en en el Bureau Combinado del Lejano Este (FECB), de la Armada Británica, la agencia de interceptación de comunicaciones en Singapur.  Por cierto que después de la guerra Nave fue coautor del libro "Betrayal at Pearl Harbor".

A las 04:00 horas mientras Lloyd escuchaba las noticias que propalaba la poderosa estación de Tokio conocida como JAP en 11.980 kilociclos (ahora kilohertzios), escuchó las palabras clave como parte del boletín del clima: "Igashi no kaze ame" (Lluvia con viento del este), que significaba que la crisis entre Japón y EE.UU. llegaba a su punto culminante.  Inmediatamente comunicó la noticia al Teniente Nave, pero, por el momento no podían hacer otra cosa que comunicarle la noticia al Commodore J. W. Durnford, quedando a la espera de la segunda parte del mensaje: "Nishi no kaze hare" (Vientos del oeste en calma), anunciando el ataque japonés en el Lejano Este.  Ambas claves eran conocidas por el FECB.

Singapur.

Tres días después, la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941, en el Lejano Este, un avión japonés sobrevolaba Singapur.   El Capitán Mortimer en servicio en el FECB, tomó el teléfono para preguntar a la RAF si enviarían una escuadrilla para interceptarlo.   La respuesta fue que era imposible porque era domingo.  Mortimer envió un mensaje codificado a Londres informando sobre el hecho.  Preguntó si debía enviar el informe al Comandante en Jefe de la Flota del Pacífico (CINPAC), pero el Gobernador de Singapur Sir Shenton Thomas, ordenó que no se comunicara nada a nadie, sobre el incidente.  Curioso, pero cierto, a menos que ellos tuvieran órdenes superiores de no actuar.

Día-Y.

A las 05:30 del domingo 7 de diciembre (8 de diciembre en Tokio), dos hidroaviones fueron lanzados de los cruceros japoneses Tone y Chicuma para entonces a 200 millas al norte de Hawai, con la orden de hacer un reconocimiento para asegurarse que la flota estadounidense del Pacífico estaba en Pearl Harbor.  Sin esperar el informe de los dos aviones de exploración, media hora después los seis portaaviones de la Fuerza de Tarea "Kido Butai" de Yamamoto ponían las proas a barlovento.

Una vez que los portaaviones navegaban contra el viento, dirigidos por el comandante Mitsuo Fuchida, la primera oleada de aviones comenzó a despegar.  En 15 minutos, 183 aviones fueron puestos en el aire.  La flota, compuesta por 43 aviones caza, 41 aviones de bombardeo de altura, 51 aviones de bombardeo en picada, y 40 aviones torpederos, puso rumbo a Hawai en un recorrido que les tomaría hora y media.  En sólo 45 minutos, una segunda oleada estaba lista para despegar.  Esta flota, compuesta por 54 bombarderos, 36 cazas y 68 bombarderos en picada levantó vuelo y para las 07:00, 350 aviones, en dos oleadas, estaban dirigiéndose a Pearl Harbor.



Los aviones de Fuchida volaban escalonadamente: los bombarderos a 10.000 pies, los bombarderos en picada a 11.000 pies, los torpederos a 9.000 pies y sobre ellos como halcones buscando sus presas los cazas Zero de protección a 14.000 pies.

En Hawai, a las 07:02, los soldados de guardia Joseph L. Lockard y George E. Elliott se preparaban a cerrar la estación móvil de radar de Opana, situada a 230 pies en Kahuku Point, sobre el extremo norte de Oahu.   En el momento en que Elliot iba a apagar el radar, observó en la pantalla una serie de manchas, en tal cantidad, que pensaron que el radar RCA SCR-270B podía estar fallando.  Un rápido chequeo demostró que todo parecía estar bien.  Un ploteo del curso de lo que parecían ser más de 50 aviones que se aproximaban a Hawai, indicaba que estaban a 132 millas de distancia.  Después de una larga noche de vigilia y en día domingo, los dos soldados se resistían a reportar el evento al Centro de Información de Fort Shatter.  Por unos minutos más observaron la nube de aviones que se acercaba decidiendo llamar al teniente de guardia Kermit Tyler.

"To-To-To".

Tyler era un nuevo controlador asistente sin experiencia y con sólo un día en el cargo.  Para hacerle las cosas más difíciles, Tyler estaba solo en el puesto pues todos los demás oficiales en servicio habían ido a desayunar a las 07:00.  Recordando que 12 bombarderos B-17 estaban por llegar del continente Tyler supuso que esas eran las marcaciones que aparecían en el radar.  Por ello, le dijo a Lockard que no se preocupara y que apagara la estación.  Lo que no le dijo Lockard a Tyler, era que parecían ser 50 aviones los que se veían en la pantalla y no 12.  A las 07:20 los aviones de Fuchida se veían en el radar de Opana a apenas 74 millas de Hawai.  Lockard y Elliot estaban tan impresionados por los blancos en el radar que no apagaron la estación y se quedaron observando.  A las 07:20, el rango de los aviones de Fuchida era de 20 millas cuando las montañas los ocultaron del radar.

Primer ataque de torpederos.

A las 07:49 Fuchida transmitió la señal de ataque: "To - To - To", la primera sílaba de "totsugekiseyo" (a la carga).  Cuando la primera oleada de torpederos se dirigía contra los acorazados a las 07:35, Fuchida lanzó el mensaje en clave: "Tora-Tora-Tora" (tigre-tigre-tigre) .   El mensaje fue inmediatamente retransmitido a 5000 km de distancia: "Tora-Tora-Tora" la clave que le confirmaba a Yamamoto en Tokio que el ataque estaba en marcha tal como había sido planificado.

Pearl Harbor 07:55

En la Base Naval de Pearl Harbor, un día de descanso comenzaba.  La mayoría de los hombres se preparaban a desayunar mientras las escoltas esperaban las 08:00 para izar las banderas.  Todo era silencio esperando los toques de corneta cuando los aviones torpederos japoneses cruzaban la bahía zumbando con los motores a toda potencia.  Las ametralladoras sonaron cuando las banderas de los acorazados Arizona y Nevada estaban a media asta y los torpedos ya estaban en el agua.  Todos los que se encontraban al aire libre, estupefactos, vieron y oyeron las explosiones pensando que se trataba de un ataque de práctica, del cual no estaban enterados, hasta que en las cercanías comenzaron a caer bombas y metralla.  A las 07:58 la estación naval de radio en Wheeler Field, emitió la alarma: ¡Ataque aéreo en Pearl Harbor!  ¡Esto no es una práctica!


En 30 minutos el primer ataque había terminado cuando 45 minutos después comenzó el segundo ataque sin que hubieran organizado la defensa.  A las 10:00 todo había concluido.  Pearl Harbor estaba en llamas y los campos aéreos de Hickam, Bellows, Wheeler y Kaneohe en ruinas, con 177 aviones destruidos en tierra.

Indecisión japonesa.

El ataque sorpresivo fue exitoso, pero el Almirante Chuichi Nagumo falló en dar el golpe de gracia y dejó casi intacta la infraestructura de la base naval, talleres, diques, hangares, depósitos de combustible etc.  Se piensa que el Almirante Nagumo pecó por un exceso de precaución temiendo la represalia de la fuerza de portaaviones, que para fortuna de los estadounidenses no se encontraba en la base, como era su costumbre y para suerte de los japoneses se encontraba muy lejos de las islas Hawai como para poder intervenir.

Pérdidas.

Las pérdidas en vidas fueron: 103 civiles y 3478 militares estadounidenses.   La US Navy perdió los acorazados USS Arizona, USS Oklahoma y el obsoleto USS Utah, convertido en auxiliar.  Además fueron hundidos o seriamente dañados y les tomó repararlos y modernizarlos entre 1 y 3 años, los acorazados USS California, USS Maryland, USS Nevada, USS Oklahoma, el USS Tennessee, el USS West Virginia y el USS Pennsylvania.  También, los destructores USS Cassin, USS Downes y USS Helm.  Los cruceros USS Helena, USS Honolulu y USS Raleigh.  El minador USS Oglala.  Los buques auxiliares USS Curtiss, USS Sotoyomo, USS Vestal y USS YFD-2.  Afortunadamente para la US Navy no se encontraba ningún portaaviones en Pearl Harbor.

En resumen, la mayor parte de la flota de guerra de EEUU en el Pacífico fue destruida por los japoneses quienes perdieron 29 aviones con sus 55 tripulantes, más 6 mini submarinos.


Isoroku Yamamoto.

















 Mitsubishi A6M "Zero" fighter.









Saburō Sakai nació en 1916 en Saga, Japón, perteneciente a una numerosa familia cuyo padre les había inculcado un arraigado sentido samurái. Era el tercer hijo de una familia de siete, de los cuales tres eran chicas. Su padre falleció cuando Sakay tenía once años, dejando a su madre al cuidado de siete hijos.

Aunque la familia Sakai no podía permitirse una educación para su hijo, el tío por parte materna (que por aquel entonces era un respetado funcionario del gobierno) decidió adoptarlo y cubrir sus gastos en educación. Finalmente, Saburo decidió abandonar sus estudios a causa de que se transformó en un joven problemático.

A la edad de 16 años la Armada Imperial Japonesa le dio la posibilidad de incorporarse en mayo de 1933.

Sirvió en el arma de artillería y fue sirviente de torre principal en el acorazado Kirishima hasta 1936.

Ese mismo año se postuló y fue aceptado para hacer entrenamiento de piloto naval en la academia de vuelo de Tsuchiurain, graduándose como piloto de caza; sin embargo, no fue asignado a la fuerza de portaaviones.

Comenzó sus victorias aéreas sobre el territorio chino de Manchuria derribando un Polikarpov I-16 a los mandos de un Mitsubishi A5M "Claude" e intervino en la Segunda Guerra Sino-Japonesa donde resultó herido.

Después de derribar en combate aéreo un bombardero ruso, sus superiores vieron en él a un guerrero nato y le fue asignado el nuevo Mitsubishi A6M, más conocido como Zero, con el que conseguiría la mayoría de sus victorias.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Saburō y su grupo aéreo fueron asignados a la base aérea en la China meridional, principalmente como escoltas de bombarderos y torpederos. Participó en el ataque a las Filipinas el 8 de diciembre de 1941 volando uno de los Zeros1 que atacaron la base estadounidense de Clarck Airfield. Ahí el obtuvo su primer derribo estadounidense, un P-40. Luego obtuvo más victorias atacando fortalezas voladoras B-17, de las cuales derribó una.

En 1942, estando transferido a la base de Tarakan en las islas Borneo, se le ordenó que derribara cualquier aparato enemigo estuviera o no estuviese armado. Saburo pronto se enfrentaría a esa realidad cuando sorprendió a un avión DC-4 civil sobrevolando una isla. Sakai se acercó a investigar antes de abrir fuego y pudo apreciar que ese avión transportaba civiles en vez de importantes personalidades militares y, en contra de sus órdenes, decidió no derribar el aparato. Los ocupantes lo saludaron antes de él retirarse. Su número de matrícula fue memorizado por el piloto estadounidense.

Durante la campaña de Borneo derribó 13 aviones de combate estadounidenses y australianos. En esa época empezó a entrenar a pilotos aprendices en un programa acelerado de entrenamiento. Su escuadrón incluyó otros ases, entre ellos Hiroyoshi Nishizawa y Toshio Ota, con quienes competía en derribos y que, además, formaban el trío denominado Danza macabra por los estadounidenses.

Otra acción se desarrolló cerca de Australia cuando ocho zeros perseguían a un solitario piloto australiano en un bimotor. Este, lejos de escapar, se dio la vuelta y se enfrentó a una muerte segura, siendo derribado por Sakai. Luego de finalizado el conflicto, Sakai envió un ruego al gobierno australiano para que se reconociera el valor de dicho piloto, aunque finalmente el ruego fue denegado.

Campaña de Guadalcanal.
Artículo principal: Campaña de Guadalcanal
El 3 de agosto de 1942, Sakai y su grupo aéreo Tainan Kokutai fue relocalizado en Lae, Rabaul. Cuatro días más tarde, en la tarde del 7 de agosto, los Marines desembarcaron en Guadalcanal y capturaron la pista de Herdenson Field, en construcción por los japoneses.

Sakai y su grupo fueron asignados como escoltas de bombarderos en Guadalcanal, lo que suponía un trayecto de cinco horas de vuelo, casi al límite de su radio de acción.

Durante la aproximación Sakai pudo observar que los nuevos cazas estadounidenses Grumman F4F Wildcat presentaban una nueva técnica de combate que consistía en frenarse y atacar por la cola.

El 8 de agosto, Sakai sorprendió a un solitario Wildcat F4F comandado por el as estadounidense comandante James "Pug" Southerland, que combatía contra unos Zeros en medio de las nubes.2 Sakai quiso participar al ver la dificultad de sus colegas en derribarlo.

Sakai empezó una persecución sobre la isla donde el Wildcat, hábilmente maniobrado, resultó una presa muy difícil de atacar, demostrando estar al nivel de su homólogo japonés. Además, el Wildcat soportó un castigo enorme. Southerland maniobró el aparato cada vez que caía en la mira japonesa y causó admiración en Sakai. El duelo se transformó en una contienda personal.

Sakai posando al frente de su caza Mitsubishi A5M en 1939
En una maniobra de frenado, Southerland consiguió colocarse en la cola de Sakai y por breves instantes estuvo en la mira del Wildcat, pero extrañamente este no disparó. Sakai se zafó del estadounidense replicando la maniobra y, cuando iba a disparar, pudo constatar que su enemigo estaba gravemente herido y disparó solo al motor del Wildcat, el cual se trabó y empezó a caer. Southerland saltó en paracaídas y se salvó luego de muchas peripecias en tierra. Sakai dio la vuelta y volvió al escenario.

Estando cerca de Tulagi, Sakai tropezó con unos TBF Avenger, pertenecientes al portaaviones USS Enterprise (CV-6), a quienes confundió con cazas, y durante la aproximación Sakai fue ametrallado por el artillero de cola. Uno de los disparos atravesó la carlinga del Zero de Sakai y penetró en su cabeza, sobre el arco superciliar del ojo derecho, atravesando limpiamente el cerebro con salida posterior. Sakai, increíblemente, no murió instantáneamente, pero perdió la motricidad de su lado izquierdo completamente y apenas pudo guiar su avión.

Pensando en lanzarse sobre un barco estadounidense, Sakai buscó un objetivo para inmolarse en forma kamikaze, pero desistió de su decisión y buscó el camino de regreso a su base. Cuatro horas y media después aterrizó en estado grave y fue atendido por los médicos, que no lograron salvar su ojo derecho.

Tras su recuperación, Sakai sirvió como instructor de vuelo hasta que logró volver al servicio activo en misiones secundarias. En una de ellas fue sorprendido en solitario por una formación de 15 F6F Hellcat. Con gran pericia logró eludirlos esquivando sus ráfagas con mil y una maniobras y regresar a Iwo Jima, donde la artillería antiaérea los espantó. El A6M5 de Sakai aterrizó sin daño alguno. Volvió entonces a las labores de instrucción de nuevos pilotos hasta la rendición de Japón.

Posguerra.
Sakai, después de terminada la guerra, viajó varias veces a Estados Unidos y se entrevistó con varios de sus antiguos enemigos, dio muchísimas charlas y publicó un libro titulado Samurái en el que relata sus aventuras durante la segunda guerra mundial. Finalmente, murió en el año 2000 de un infarto de miocardio.



El ataque destruyó 13 buques de guerra y 188 aeronaves. Las bajas de militares sobrepasan los 2,400. Fotofija desde el US Solace de las llamas consumiendo el USS Arizona.

 USS West Virginia en llamas.





Miembros del Hagakure-Tai. 1st Lt.Toru Shinomiya (Leader), Cpl. Masao Itagabi, M/Sgt. Takao Yoshida, Cpl. Tadashi Abe.













Bibliografía:


Barnhart, Michael A. (1987), Japan prepares for total war: the search for economic security, 1919–1941, Cornell University Press, ISBN 978-0-8014-1915-7
Beevor, Antony (2014) [2012]. La Segunda Guerra Mundial [The Second World War]. Primera edición en rústica. Barcelona: Pasado & Presente. ISBN 978-84-942890-5-7.
Bix, Herbert P. (2000), Hirohito and the Making of Modern Japan, Diane Pub Co, ISBN 978-0-7567-5780-9
Borch, Frederic L.; Martinez, Daniel (2005), Kimmel, Short, and Pearl Harbor: the final report revealed, Naval Institute Press, ISBN 978-1-59114-090-0
Conn, Stetson; Fairchild, Byron; Engelman, Rose C. (2000), «7 – The Attack on Pearl Harbor», Guarding the United States and Its Outposts, Washington D.C.: Center of Military History United States Army
Gailey, Harry A. (1997), War in the Pacific: From Pearl Harbor to Tokyo Bay, Presidio, ISBN 0-89141-616-1
Gilbert, Martin (2009), The Second World War, Phoenix, ISBN 978-0-7538-2676-8
Goldstein, Donald M. (2000), Goldstein, Donald M.; Dillon, Katherine V., eds., The Pearl Harbor papers: inside the Japanese plans, Brassey's, ISBN 978-1-57488-222-3
Hakim, Joy (1995), A History of US: Book 9: War, Peace, and All that Jazz, Oxford University Press, USA, ISBN 978-0-19-509514-2
Hixson, Walter L. (2003), The American Experience in World War II: The United States and the road to war in Europe, Taylor & Francis, ISBN 978-0-415-94029-0
Hotta, Eri (2015) [2014]. Japón 1941. El camino a la infamia: Pearl Harbor [Japan 1941]. Barcelona: Galaxia Gutenberg. ISBN 978-84-16252-23-7.
Hoyt, Edwin P. (2000), Pearl Harbor, G. K. Hall, ISBN 0-7838-9303-5
Kershaw, Ian (2007). Fateful Choices. Ten Decisions that Changed the World, 1940-1941 (en inglés). Londres: Allen Lane. ISBN 978-0-713-99712-5.
Leguineche, Manuel, Recordad Pearl Harbor. Temas de Hoy, 2001. ISBN 978-84-8460-136-4
Morison, Samuel Eliot (2001), History of United States Naval Operations in World War II: The rising sun in the Pacific, 1931 – April 1942, University of Illinois Press, ISBN 0-252-06973-0
Murray, Williamson; Millet, Allan R. (2005) [2000]. La guera que había que ganar. Historia de la segunda guerra mundial [A War to be Won]. Edición de bolsillo. Barcelona: Crítica. ISBN 84-8432-595-4.
Ofstie, Ralph, A., RADM USN, Naval Analysis Division, United States Strategic Bombing Survey (Pacific) (1946), The Campaigns of the Pacific War, United States Government Printing Office
Peattie, Mark R.; Evans, David C. (1997), Kaigun: Strategy, Tactics, and Technology in the Imperial Japanese Navy, Naval Institute Press, ISBN 0-87021-192-7
Peattie, Mark R. (2001), Sunburst: The Rise of Japanese Naval Air Power, 1909–1941, Naval Institute Press, ISBN 1-59114-664-X
Parillo, Mark (2006), «The United States in the Pacific», en Higham, Robin; Harris, Stephen, Why Air Forces Fail: the Anatomy of Defeat, The University Press of Kentucky, ISBN 978-0-8131-2374-5
Prange, Gordon William; Goldstein, Donald M.; Dillon, Katherine V. (1988), December 7, 1941: The Day the Japanese Attacked Pearl Harbor, McGraw-Hill, ISBN 978-0-07-050682-4
Smith, Carl (1999), Pearl Harbor 1941: The Day of Infamy; Osprey Campaign Series #62, Osprey Publishing, ISBN 1-85532-798-8
Solís, José Antonio. (2001). Pearl Harbor, la verdad. El Arca de Papel Editores. ISBN 978-84-95637-19-2
Stille, Mark E. (2011), Tora! Tora! Tora!: Pearl Harbor 1941; Osprey Raid Series #26, Osprey Publishing, ISBN 978-1-84908-509-0
Thomas, Evan (2007), Sea of Thunder: Four Commanders and the Last Great Naval Campaign 1941–1945, Simon and Schuster, ISBN 978-0-7432-5222-5
Willmott, H. P. (1983), The barrier and the javelin: Japanese and Allied Pacific strategies, February to June 1942, Naval Institute Press.PS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con responsabilidad