viernes, 20 de enero de 2017

La muerte de la Wehrmacht

En el verano de 1942 los ejércitos alemanes parecían estar a punto de conseguir sus objetivos más ambiciosos: en Rusia iban a cruzar el Volga para apoderarse del codiciado petróleo del Cáucaso; en el norte de África, Rommel se encontraba a las puertas de Egipto, a punto de avanzar hacia el canal de Suez. En noviembre, sin embargo, con pocos días de diferencia, los desastres de el Alamein y de Stalingrado iban a cambiar el curso de la guerra.

No se trataba tan sólo de dos derrotas,  "lo que sucedió en las campañas del verano y otoño de 1942, en el transcurso de seis meses, fue el fin de todo un modo de hacer la guerra, que databa de siglos". 

Las tácticas y modos operacionales desarrollados por la Wehrmacht en el inicio de la guerra que tanto asombraron, y aún asombran, no eran más que la actualización y puesta al día de los modos, que durante siglos, los pruso-germanos habían utilizado en los campos de batalla de Europa.

Fue el fin de la tradición prusiana de "guerra de movimiento" y del estilo de actuación independiente de los mandos subordinados: la muerte de la Wehrmacht. 















































































































































































































































































































































































Fuente Bibliográfica:


Death of the Wehrmacht: The Campaigns of 1942 (Lawrence, KS: University Press of Kansas, 2007). Robert M. Citino.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con responsabilidad

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites