viernes, 30 de diciembre de 2016

Torres Antiaéreas - Defensa antiaérea de las Gefechtsturm


Su apariencia es sorprendentemente moderna. Son tan impresionantes en el siglo XXI como lo fueron hace 70 años. Fabricadas de concreto reforzado y acero, las torres antiaéreas edificadas en varias ciudades alemanas durante la Segunda Guerra Mundial son auténticas fortalezas impenetrables, muchas de las cuales han sobrevivido hasta nuestros días y son atracciones turísticas.

En agosto de 1940 se autorizó la construcción de estas grandes torres acorazadas Hochbunkers (bunkers altos) o flaktürm (torres flak) que serían utilizadas para el emplazamiento de artillería antiaérea además de proporcionar refugio a los bombardeos aliados. Estas posiciones fueron diseñadas por Albert Speer y construidas por la Organización Todt. A pesar de la enorme mole de las torres, la primera de ellas fue completada en tan solo 6 meses de trabajo. Para ello se modificó incluso el calendario de ferrocarriles alemanes a fin de suministrar el hormigón, acero y otros materiales necesarios para su construcción.

En Berlín, Hamburgo y Viena se construyeron en parejas, una destinada para la instalación de las piezas flak y otra para el control de su fuego. De las cuatro primeras que fueron terminadas, tres se localizaban en la capital del Reich y la otra en Hamburgo. Después de estas, los diseños fueron modificados introduciéndose algunos cambios, dos más se levantaron en Hamburgo y dos más en Viena. Hoy día muchas de ellas continúan aún en píe.

Los muros de hormigón tenían 3,5 metros de espesor y el conjunto se consideraba inmune a los bombardeos convencionales. A lo largo de la guerra fueron modificadas atendiendo a los requerimientos del momento.

Las primeras en ser construidas se dividían en Torres Gefechtsturm (torre de armas) y Torres Leitturm (torre de control de fuego).

El término Flak es una abreviatura de Flugabwehrkanone o Fliegerabwehrkanone, que significa proyectiles antiaéreos.

El resultado de estos desarrollos fueron las celebres y casi indestructibles Flaktürme que se construyeron en Berlín, Hamburgo y Viena. Las torres de defensa de Berlín con sus muros de hormigón armado de más de 3 metros y medio y con su capacidad de disparo de 8.000 rondas por minuto aparte de ser la pesadilla de los bombarderos aliados servían de refugio para las miles de personas que se apilaban en su interior cuando la situación así lo requería. Tal era la capacidad de resistencia de estos castillos que las Flaktürme no solo fueron una pesadilla para los bombarderos sino también para las fuerzas soviéticas que tomaron Berlín en el 45 y que en la gran mayoría de los casos tuvieron que esperar a que se rindieran sus defensores por falta de munición o de víveres ante la imposibilidad de tomarlas al asalto.


La parte superior de las Flaktürme estaban ocupadas por piezas antiaéreas de distinto calibre (8 cañones de 128mm denóminados Flak40 , 8 cañones cuádruples de 20mm y varios más de 30mm y 37mm) dispersadas en su superficie y emplazadas algunas de ellas en coronas tipo torreón medieval que se encontraban en sus esquinas. En los niveles inferiores de la torre se encontraban desde depósitos de munición hasta hospitales o generadores de energía pasando por refugios donde acomodar a la población civil.

Estas imponentes estructuras de hormigón armado fueron equipados con cañones antiaéreos de diversos calibres, desde los 20mm a 128mm, que puede disparar hasta 8.000 proyectiles por minuto a más de 14.000m. Los pisos inferiores proporcionan refugios antiaéreos para la población civil, con capacidad para 10.000 civiles, e incluso una sala de hospital, en el interior. Eran como pequeñas ciudades blindadas.

Para alimentar los cañones antiaéreos las Flaktürme contaban con unos elevadores desde donde los soldados situados en el nivel inferior enviaban munición a los soldados de la azotea. Por supuesto se consideró que un impacto directo en la zona de recogida del elevador de munición podía provocar una explosión que podría destruir por completo la torre así que se diseño una cúpula blindada de acero de más de 50 toneladas de peso y de unos 80mm de grosor que debía de proteger la zona de recogida y aislar de impactos la zona inferior del almacén de munición.




En la actualidad, algunas simplemente forman parte del paisaje de las ciudades y otras han cambiado su papel, como zoo, viviendas, un centro cultural o una planta de energía renovable para abastecer de agua caliente, calefacción y electricidad a cerca de 1000 hogares.






La torre antiaérea IV, ubicada en St. Pauli, pertenece a la primera generación y disponía de cuatro piezas antiaéreas de 105mm, reemplazadas por otras cuatro piezas de 128 mm en agosto de 1942. Sus dimensiones son de 75 x 75 metros y 39 metros de altura, pudiendo albergar en su interior hasta 18.000 personas. Las paredes tienen un grosor de 3.5 metros mientras que el techo de la azotea es de 5 m. Después de la guerra el edificio tuvo varios usos civiles, debido a ello se le perforaron las ventanas en 1946. Durante la Guerra Fría se reactivó como refugio antiaéreo. Hoy en día alberga viviendas.


Las torres antiaéreas de Hamburgo son dos grandes edificios de cemento construidos para proteger los edificios de los barrios St. Pauli y Wilhelmsburg de ataques aéreos. Se construyeron cuatro torres entre los años 1942 y 1944, dos eran búnkers y dos eran torres de control de tiro, todas ellas tenían artillería antiaérea en sus azoteas. Las torres también servirían de refugio para las personas en caso de necesidad, lo que como propaganda sirvió muy bien al gobierno, ya que fueron construidas pensando que serían indestructibles. Hoy día sólo quedan dos torres en pie, ambas del tipo G (torres de tiro).



Illus-E.O.Krueger
Seuchenbekämpfung in Berlin. 1946
Der Zoo-Bunker als Krankenhaus.
226-46

Sin duda el ejemplo más conocido es la construida en el zoo de la capital. Fue terminada en 1941 y su estructura interna contaba con 7 niveles con previsión para el alojamiento para 800 civiles en caso de alarma de bombardeo. Tenía su propio suministro de energía, agua y almacenes con cocinas. Uno de sus niveles fue utilizado para guardar los tesoros del museo de Berlín mientras que en otro se instaló un hospital con varias salas de operaciones. La parte superior estaba reservada para los 300 hombres de la guarnición.

Las torres construidas en Viena se alzaban en el Arenberg, en Stiftskaserne y Augarten cerrando un triángulo defensivo que protegía la parte cultural de la ciudad. La última torre fue terminada a mediados de 1944. Las torres de Stiftskaserne y Augarten eran diferentes a la de Arenberg ya que tenía 16 lados con un diámetro de 43 metros y las cuatro posiciones de cañones pesados se localizaba en el centro de la torre. La parte superior estaba blindada y tenía protección para los sirvientes.





Las torres construidas en Viena se alzaban en el Arenberg, en Stiftskaserne y Augarten cerrando un triángulo defensivo que protegía la parte cultural de la ciudad. La última torre fue terminada a mediados de 1944. Las torres de Stiftskaserne y Augarten eran diferentes a la de Arenberg ya que tenía 16 lados con un diámetro de 43 metros y las cuatro posiciones de cañones pesados se localizaba en el centro de la torre. La parte superior estaba blindada y tenía protección para los sirvientes.

Augarten Flakturn Wien 2008


La torre antiaérea sobre el horizonte de Viena.




Las torres de Viena. 
VI Torre Stiftskaserne: Terminada en septiembre de 1943 
VII Torre Augarten: Finalizada en 1944 
VIII Torre Parque Arenberg: Terminada en octubre de 1943. Armada con cañones de 105 mm y reemplazados en enero de 1944 por cañones de 128 mm.

Las torres de Hamburgo fueron empezadas en 1942 pero no tuvieron un diseño unificado en su conjunto mientras que el tercero que cerraría el triángulo defensivo nunca fue terminado. La torre Heiligengeistfeld o torre IV era similar a las construidas en Berlín. Por su parte, la torre Wilhelmsburg o torre V, era de segunda generación y su principal característica era que en sus cuatro esquinas se levantaban sendas torres lo que le daba un aspecto similar a un castillo medieval.












Se diseñó una cúpula blindada de acero de más de 50 toneladas de peso y de unos 80mm de grosor que debía de proteger la zona de recogida y aislar de impactos la zona inferior del almacén de munición. Así era el ascensor, la mole de acero que servía para subir la munición para las dotaciones de las Heimatflak.

Atención al ascensor de munición.

En Berlín, Hamburgo y Viena se construyeron en parejas, una destinada para la instalación de las piezas flak y otra para el control de su fuego. De las cuatro primeras que fueron terminadas, tres se localizaban en la capital del Reich y la otra en Hamburgo. Después de estas, los diseños fueron modificados introduciéndose algunos cambios, dos más se levantaron en Hamburgo y dos más en Viena. Hoy día muchas de ellas continúan aún en píe.


PK: Kommandogerät und schweres Geschütz auf dem Flakturm einer Großstadt. Berlin [Zoobunker]Bildberichter: Pilz16.4.42ADN-Bildarchiv: II. Weltkrieg 1939-45. Flugzeugabwehr auf dem Flakturm am Zoo in Berlin - Kommandogerät und schweres Flak-Geschütz während einer Übung am 16.4.1942.



A día de hoy al menos uno de estos formidables castillos es aún parcialmente accesible, estoy hablando de la Flaktürme de Humboldthain. A pesar de que finalmente consiguieron demolerla parcialmente, la asociación berlinesa Berlín Unterwelt (Berlín Mundo Subterráneo) fue capaz el 18 de Octubre del 2003 de abrir un hueco y poder entrar en esta cápsula del tiempo para explorar su interior.

Humboldthain
Torre, parcialmente destruida después de la guerra, un lateral permanece visible y se puede acceder.



Las torres resistieron el paso de la guerra bastante bien, no obstante tras la rendición alemana se decidió destruirlas... una labor nada fácil que llevó a más de un roce tras varios fracasos en su demolición por parte de los aliados que llevaron a que apareciesen pintado sobre sus fachadas indestructibles la frase "Made in Germany", un suceso que no hizo sino estimular más a los cuerpos de artificieros aliados que no pararon hasta verlas reducidas a escombros.









Tres tipos de "castillos antiaéreos" fueron desarrollados siendo los más inexpugnables y amplios los correspondientes a la primera generación. Seis torres de primera generación fueron planificadas para Berlín aunque finalmente solo 3 llegaron a construirse. Estos 3 colosos de hormigón armado estaban distribuidos en triángulo respecto al centro de la ciudad y gracias a su rango de disparo de 14 kilómetros y a su cobertura de 360 grados eran capaces de concentrar su fuego en el centro de la ciudad protegiéndola completamente. Junto a las torres principales o ”Gefechsturm” (Torres de armas, lado 70 × 70 y 39 metros de altura con 7 niveles, imagen) se erigía otra torre de control de fuego con un radar abatible FuSe 65 Wurzburg que se podía "esconder" bajo una superficie blindada para protegerlo. Las denominadas ”Leitturm” (Torres de control de fuego, lado 50 x 23 y 40 metros de altura) servían para guiar los disparos de las piezas de la torre principal, con la cual se comunicaba a través de un sistema subterráneo.



Las torres de Berlín. 
I Torre (Zoo): Terminada en 1941, inicialmente con cañones de 105 mm 
II Torre Friedrichshain: Terminada en octubre de 1941. Cañones de 105 mm 
III Torre Humboldthain: Finalizada en abril de 1942. Cañones de 105 mm 
Entre septiembre de 1942 y febrero de 1943 se instalaron los doce cañones de 128 mm.


Las torres de Hamburgo. 
IV Torre Heiligengeistfeld: Cañones de 128 mm 
V Torre Wilhelmsburg: Ambas terminadas en octubre de 1942.

La buena noticia es que al menos un lado, el que daba a las vías del tren, se salvó, precisamente por no poder ser soterrada en ese lado por el peligro que representaba para las vías.





Fuentes Bibliográficas:


Foedrowitz, Michael. (1998). The Flak Towers in Berlin, Hamburg and Vienna 1940–1950. Schiffer Publishing. ISBN 0-7643-0398-8
Ute Bauer "Die Wiener Flaktürme im Spiegel Österreichischer Erinnerungskultur", Phoibos Verlag, Wien 2003. ISBN 3-901232-42-7
Flavia Foradini, Edoardo Conte: I templi incompiuti di Hitler", catalogo della mostra omonima, Milano, Spazio Guicciardini, 17.2–13.3.2009
Valentin E. Wille: Die Flaktürme in Wien, Berlin und Hamburg. Geschichte, Bedeutung und Neunutzung, VDM-Verlag, Saarbrücken 2008, ISBN 3-8364-6518-3
Flavia Foradini: Berlino: Cercando sotto terra le tracce dei ciclopici sogni nazisti", Il Piccolo, Triest, 19 agosto 2012.
Flavia Foradini: I bunker viennesi", Abitare, Milano, 2.2006

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con responsabilidad

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites