viernes, 30 de diciembre de 2016

Landser


Probablemente la visión más común que tenemos del Ejército alemán del III Reich, son las grandes formaciones de panzer y semiorugas o las Geschwader de Stukas. Sin embargo, el arma más preciada del arsenal alemán fue en todo momento el Landser u hombre de infantería. Tal vez no represéntase la cima del progreso tecnológico militar, pero aportó la fibra y el músculo de todo ejército alemán allí donde más lo necesitaba, en trincheras, bosques, ciudades y todo aquel obstáculo privado para las célebres tácticas de la Blitzkrieg.




Soldatenlied der Wehrmacht - Wir sind die Alten Landser

  • Hace 5 años
  • 61.113 visualizaciones
Ja wat soll ich sagen?...Ein klasse Lied das ich mal irgendwo auf meinen Pc aufgegriffen habe^^



La infantería alemana combatió con tenacidad impresionante durante todo el conflicto, y mantuvo su ímpetu y eficacia pese a sufrir enormes pérdidas. Los análisis estadísticos demuestran que las tropas germanas infligieron al menos un 50% más de bajas que las que recibieron, fuese en las ofensivas de los primeros años de la contienda o en la desesperada lucha por defender el Reich. Fue la abrumadora ventaja numérica aliada, junto a la indiscutible superioridad aérea, la que hizo quebrantar a la infantería germana.



Landser - Deutsche Wut

  • Hace 4 meses
  • 7.600 visualizaciones
Album: Rock gegen Oben In der Reichshauptstadt gibt's ne volkstreue Band, die das Unrecht im Land beim Namen nennt.






ESPÍRITU DE GRUPO.

Uno de los pilares fundamentales de esta extraordinaria fuerza combativa fue la cohesión de las unidades a nivel táctico. Pese a sufrir enormes pérdidas los soldados alemanes seguían actuando como un eficaz grupo, mucho más allá del punto en el que tropas de otros ejércitos se habrían disuelto, como hicieron, en una melé de individuos aislados con la única misión de sobrevivir. Los germanos demostraron una capacidad de improvisar grupos de combate -Kampfgruppen-, muy eficaces militarmente, aunque a menudo estaban compuestos por elementos rezagados y tropas de apoyo inexpertas.

La tropa provenía de diversos estratos sociales, económicos y profesionales. Mientras otros ejércitos solían distribuír a sus hombres por su clase social, educación y aptitudes para el combate, los alemanes ponían el énfasis en otra característica: los rasgos psicológicos. Los oficiales evaluaban la personalidad de los reclutas, así como otros aspectos emocionales e ideológicos. Particularmente se buscaba una cualidad llamada Einstazbereitschaft, algo así como capacidad resolutiva y presencia de ánimo, una disposición para realizar una acción determinada. Así, el Landser típico no representaba el último escalón de las fuerzas armadas, aunque en las últimas fases de la guerra los alemanes explotasen todo recluta potencial.





Der deutsche Landser - Film

  • Hace 3 años
  • 328.718 visualizaciones
Der schnell voranrollende deutsche Vormarsch auf Moskau im Kriegsjahr 1941 zwang die Landser der deutschen Wehrmacht zu ...





ADIESTRAMIENTO DURO, CAPACIDAD RESOLUTIVA.

Sin embargo, todo lo antes citado habría servido de poco sin el riguroso adiestramiento de la Wehrmacht. Para el aspirante a la infantería, la instrucción duraba 16 semanas de instrucción básica -a finales del conflicto se redujo a 8-. Uno de los lemas más conocidos del ejército alemán era "el sudor ahorra sangre". Para ello se instruía a los reclutas en condiciones de agotamiento físico y mental; se trataba de "instruír en la dureza".
Brutal en muchos aspectos, la instrucción tenía un fin más allá que la distinguía del simple sadismo. Los sargentos responsables de la instrucción hacían comprender a sus "polluelos" que si no eran capaces de soportar el frío y un constante peligro, no sobrevivirían. Pero aquellas duras privaciones no cesaban al final de la instrucción; los oficiales seguían imponiendo arduos ejercicios a sus tropas en el terreno. En ciertas ocasiones, la instrucción iba un paso más allá. Una compañía de 150 hombres estuvo sometida durante tres semanas a un combate con fuego real de Panzerfaust, sufrió 25 bajas, cuatro de ellas mortales.




Die Landser der deutschen Wehrmacht

  • 2013
  • 48.674 visualizaciones
Der schnell voran rollende deutsche Vormarsch auf Moskau im Kriegsjahr 1941, zwang die Landser der deutschen Wehrmacht zu ...





Una instrucción así salvaría vidas en el combate. Tras resistir tan duras pruebas, nadie se extraña del espíritu de camaradería desarrollado por los Landsers. No en vano, las compañías alemanas adoptaban caracteres propios de una gran familia. El oficial al mando era el padre. El suboficial más veterano, el Spiess, era conocido como "la madre". En el ejército alemán, al contrario que en otros ejércitos, el suboficial tenía la misión de velar por la moral, no por la disciplina en la unidad. A menudo era él quien transmitía las quejas de la tropa a sus superiores, para promover así el bienestar de la compañía. Obviamente, la disciplina era fundamental, pero los problemas disciplinarios eran tan escasos como los hombres honestos en el congreso, al menos hasta los últimos meses de la guerra. Si los comisarios soviéticos trataban a sus subordinados como ganado, los alemanes sabían que la eficacia en combate radicaba en tratar bien a los soldados.














Largas y agotadoras marchas seguidas de tediosos períodos de espera, rotos por breves momentos de gran tensión en los combates.





























































Bibliografía:

Dirk Wilking: "Der Landser" - Wie ein Mann wird ein Mann (pdf) . En Wolfram Hülsemann, Michael Kohlstruck (Hrsg): Los móviles Beratungsteam - Einblicke . Brandenburgische Universitätsdruckerei 2004, ISBN 3-00-015288-1 , p. 61-95 (alemán)
Torben Fischer, Matthias N. Lorenz: Lexikon der "Vergangenheitsbewältigung" in Deutschland: Debatten- und des Diskursgeschichte Nationalsozialismus nach 1945 . transcripción Verlag 2007, ISBN 978-3-89942-773-8 , pp. 115-117 ( copia en línea , p. 115, en Google Books ) (alemán).Hagen Fleischer: Pasado Debajo de la presente (pdf) . Historein Volumen 4 (2003-4), p. sesenta y cinco. 
Landser-Hefte. Wegbereiter für den Rechtsradikalismus. PDI, München 1979, ISBN 978-3-88206-015-7.
Peter Conrady: »Wir lagen vor Stalingrad«. Oder: Nichts gelernt aus der Geschichte? Die Landser-Hefte der 50er und 60er Jahre. In: Peter Conrady (Hrsg.): Faschismus in Texten und Medien: Gestern, Heute, Morgen? Athena, Oberhausen 2004, ISBN 978-3-89896-189-9, S. 119–134.
Hendrik Buhl: Landser-Hefte. In: Torben Fischer, Matthias N. Lorenz (Hrsg.): Lexikon der „Vergangenheitsbewältigung“ in Deutschland: Debatten- und Diskursgeschichte des Nationalsozialismus nach 1945. transcript Verlag 2007, ISBN 978-3-89942-773-8, S. 115–117 (Eingeschränkte Online-Version (Google Books))
Klaus F. Geiger: Kriegsromanhefte in der BRD. Inhalte und Funktionen. Untersuchungen des Ludwig-Uhland-Instituts der Universität Tübingen, Bd. 35. Tübinger Vereinigung für Volkskunde, Tübingen 1974, ISBN 3-925340-08-4.
Klaus F. Geiger: Jugendliche lesen „Landser“-Hefte. Hinweise auf Lektürefunktionen und -wirkungen. In: Gunter Grimm (Hrsg.): Literatur und Leser. Reclam, Stuttgart 1975, ISBN 3-15-010250-2, S. 324–341, 425–427.
Habbo Knoch: Der späte Sieg des Landsers – Populäre Kriegserinnerungen der fünfziger Jahre als visuelle Geschichtspolitik. In: Arbeitskreis Historische Bildforschung (Hrsg.): Der Krieg im Bild – Bilder vom Krieg, Frankfurt a. M. / New York 2003, ISBN 3-631-39479-9, S. 163–186.
Günther Neumann: Der politische Gehalt von Groschenheften. Eine erziehungswissenschaftlich-politologische Analyse. Schriftenreihe zur Geschichte und politischen Bildung, Band 18. Universitäts- und Schulbuchverlag, Saarbrücken 1974, ISBN 3-450-13021-8.
Gerhard Schneider: Geschichte durch die Hintertür. Triviale und populärwissenschaftliche Literatur über den Nationalsozialismus und den Zweiten Weltkrieg, in: Michael Bosch (Hrsg.): Antisemitismus, Nationalsozialismus und Neonazismus. Pädagogischer Verlag Schwann, Düsseldorf 1979, ISBN 3-590-18010-2, S. 55–96.
Dirk Wilking: „Der Landser“ –Wie ein Mann ein Mann wird. (PDF; 2,3 MB) In: Wolfram Hülsemann, Michael Kohlstruck (Hrsg.): Mobiles Beratungsteam – Einblicke. Brandenburgische Universitätsdruckerei 2004, ISBN 3-00-015288-1, S. 61–95.PS

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con responsabilidad