jueves, 29 de diciembre de 2016

La División Española de Voluntarios. La División Azul


Esta es la historia de unos españoles que, durante un período de sus vidas, impulsos de juventud, quisieron ser soldados, de las razones que, en un tiempo distante y por ello a veces incomprensible para el hombre actual, los llevaron a luchar contra el comunismo en el lejano Frente Oriental, durante la Segunda Guerra Mundial, en las filas de la División Azul.

La 250 Einheit Spanischer Freiwilliger de la Wehrmacht, más conocida como la División Azul, fue una unidad española de voluntarios que sirvió entre 1941 y 1943 en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, principalmente en el Frente Oriental contra la Unión Soviética. Aunque España no intervino oficialmente en la Segunda Guerra Mundial del lado de Alemania, el general Francisco Franco envió a voluntarios españoles para que se unieran al ejército alemán. De este modo, podía mantener la neutralidad española mientras simultáneamente compensaba a Hitler por su ayuda durante la Guerra Civil Española.

º 5.600 divisionarios lucharon contra 44.000 soldados soviéticos
º Evitaron la ruptura del frente a un alto precio de vidas
º El que diga que no tiene miedo, miente', afirma un veterano
º Otro se alistó con 15 años: dijo que iba a un campamento
º Había falangistas, aventureros, gente que necesitaba el dinero
º Recuerdan el cariño de los rusos cuando regresaron en los noventa.

Hace setenta años, el 10 de febrero de 1943, unos 5.600 hombres de la División Azul hicieron frente a 44.000 soldados, casi un centenar de tanques e innumerables piezas de artillería del 55 Ejército de la Unión Soviética. Fue la batalla de Krasny Bor, el combate más duro de los españoles en el 'Ostfront'.
"Fuimos a luchar contra el comunismo, no contra los rusos", afirma Juan Serrano Mannara, veterano granadero del 262º regimiento 'Pimentel'. Estuvo hasta 1944 en la Unión Soviética, pero no combatió en Krasny Bor. Siete décadas después, apenas quedan algo más de 400 veteranos de los 45.000 hombres que lucharon en la División Azul. Y de aquel pueblo a las afueras de San Petersburgo, la antigua Leningrado, quedan muchos menos: hubo 3.645 bajas y 300 capturados en la batalla, un millar de ellos muertos sólo el primer día.

En Leningrado murieron más de un millón de civiles durante los 900 días que duró el asedio de la Wehrmacht, según algunos estudios, aunque las fuentes oficiales rusas calculan algo menos de 700.000, sin contar la marcha de refugiados. El ejército alemán llegó a las puertas de la ciudad en septiembre de 1941 y no fue expulsado hasta 1944. Sin embargo, lo más duro tuvo lugar hasta enero de 1943: fue cercada al sur por los alemanes y al norte por los finlandeses para dejarles morir de hambre y frío por orden de Hitler. El único corredor para hacer llegar comida y combustible a la ciudad era el congelado lago Ladoga, el 'camino de la vida'.

La 250. Einheit spanischer Freiwilliger llegaría al sector de Krasny Bor en otoño de 1942. En enero del siguiente año, mientras caía el kessel alemán de Stalingrado, el ejército soviético logró conquistar un pequeño corredor por tierra hasta Leningrado. La operación 'Estrella Polar', continuación de la 'operación Chispa', debía ampliar este camino y romper rápidamente las líneas de la División Azul para envolver al 18 Ejército alemán. La 'Blau division' lo evitó.



Tras el inicio de la invasión alemana de Rusia el 22 de Junio de 1.941, en España comenzó a fraguarse la idea de enviar voluntarios a luchar en aquel frente. Rápidamente se formaron los banderines de enganche repartidos por todo el país. Se pone al frente de la nueva unidad al General Agustín Muñoz Grandes.




Los supervivientes del II.º Batallón del Regimiento 269.º en la batalla de Posselok fueron objeto de un emocionado homenaje tras recibir una bandera honorífica, que porta el teniente Soriano - el único oficial ileso de todo el batallón - desfilaron ante el general Esteban Infantes.

Entre los días 14 y 20 de Julio de 1941, los voluntarios fueron enviados por ferrocarril a Alemania, al cuartel de Grafenwöhr en Baviera. Tras una instrucción acelerada, el 31 del mismo mes juran lealtad al Führer y el 10 de Agosto parten en dirección al frente. 



Tras una larga caminata de cuarenta días, la 250ª División de la Wehrmacht llega a Vitebsk. Es asignada al Grupo de Ejércitos Norte de Von Leeb y se le asigna un sector del frente en la orilla oeste del río Volchov, al suroeste de Leningrado. El despliegue se produce el 12 de Octubre.







Comienzan las operaciones y el día 18 se cruza el río estableciendo la cabeza de puente del Volchov donde los soldado españoles cosecharán numerosos éxitos sufriendo importantes bajas. La cabeza de puente es mantenida hasta final de año.











A primeros de 1.942 una guarnición alemana queda cercada al sur del lago Ilmen; se pide a los españoles que acudan en su ayuda. El 9 de enero se forma la Compañía de esquiadores con la misión de cruzar el lago helado a pie para socorrer a los alemanes. La misión se cumple sufriendo los españoles un 90 por ciento de bajas.



Extraordinariamente duros para las privaciones y ferozmente indisciplinados...












En Marzo los rusos rompen el frente por las líneas alemanas de las divisiones 215 y 116 llegando hasta la retaguardia. Los alemanes estrangulan la penetración formándose lo que se llamará la bolsa del Volchov que las unidades españolas se encargarían de aniquilar terminando en Junio de 1.942.






El frente se estabiliza y los españoles mantienen las posiciones. En Mayo del 42 llegan los primeros relevos que se sucedieron hasta Marzo del 43. En Agosto de 1.942, la División cambia de despliegue incorporándose al frente de Leningrado con el fin de participar en la ofensiva que tomaría definitivamente la ciudad. Se produce el fracaso de Stalingrado y la ofensiva es suspendida sine die.




Los españoles ocupan un sector defensivo entre Pushkin y Kolpino en una antigua zona residencial de los zares, terminando la toma de posiciones el 7 de Septiembre. El nuevo frente es muy diferente al anterior: más pequeño, rigurosamente atrincherado y con el enemigo muy cerca. La artillería rusa y los francotiradores causan numerosas bajas al contingente español. En Diciembre de 1.942 se produce el relevo en la cabeza de la División asumiendo el mando el General Emilio Esteban Infantes. 


En Enero comienza una enorme ofensiva rusa sobre el lago Ladoga para aliviar el cerco de Leningrado. El 2/269 es adscrito a los alemanes del sector de Mga luchando en Posselok hasta quedar casi aniquilado. 






El día 10 de Febrero de 1.943 se produce el más sangriento e importante hecho de armas en que intervino la D.E.V.: la batalla de Krasni Bor. Una enorme preparación artillera arrasa todo el sector español. Se producen cerca de 4.000 bajas entre los españoles aunque se consigue detener el avance ruso. En estas acciones unos trescientos españoles caen prisioneros. Pasa el verano sin grandes acciones pero con bastantes golpes de mano.


El 18 de Julio de 1.943 los rusos bombardearon el Cuartel General de la División con ocasión de encontrarse reunidos casi todos los generales y jefes del XVIII Ejército festejando el Alzamiento nacional español.


Clamor popular. Cada uno de los convoyes que salían hacia Alemania fue objeto de una clamorosa despedida.














La larga marcha hasta el frente, en la que se recorrieron mil kilómetros a pie, puso a prueba a la División Azul. Pese a su dureza, los españoles supieron conservar durante ella su optimismo.







Aunque escasamente populares entre los demás soldados, los miembros de la Feldgendarmerie, desarrollaron un papel fundamental. En el desempeño de su función quedaban identificados por el uso de una llamativa gola metálica.























Pese a estar integrada en la Wehrmacht, la División Azul siempre fue una unidad militar pura y genuinamente española. La bandera nacional española presidía todos los actos.









"Los españoles son un puñado de guarros. Contemplan el fusil como un instrumento que no debería ser limpiado bajo ningún pretexto. Sus centinelas sólo existen en teoría. No ocupan sus posiciones, o si lo hacen, se duermen. Cuando llegan los rusos, los nativos tienen que despertarlos. Pero los españoles no han cedido nunca una pulgada de terreno… No puedo imaginar a personas más valientes, apenas se cubren, desafían a la muerte. Sé que, de todas formas, nuestros hombres están siempre encantados de tener a los españoles como vecinos en su sector . Extraordinariamente valientes, duros contra las privaciones pero terriblemente indisciplinados ".










Los primeros pasos en la andadura de la División Azul fueron acompañados por un tremendo eco. En España, cada uno de los movimientos de los voluntarios iba acompañado del fervor popular. Y en cuánto penetraron en la Europa ocupada por el III Reich, despertaron la curiosidad de los soldados alemanes.








Como a todas las demás divisiones de Infantería alemanas que estaban tomando parte en la campaña de la URSS, a la División Azul le iba a tocar alcanzar las lineas del frente en una larga marcha a pie. El hecho causó sorpresa entre los españoles, que ignoraban hasta que punto la Wehrmacht carecía de motorización. El estado de la red ferroviaria soviética impidió un traslado por ferrocarril.




Repatriados en el viaje de vuelta aprovechan para retratarse junto a la Torre Eiffel, en París. Pero la experiencia más profunda era el reencuentro con las familias.¡Habían sobrevivido!












Los despojos de las grandes derrotas soviéticas de aquel verano de 1941, como este carro de combate T-26, eran una buena ocasión para una foto de recuerdo.





Miembros de "la escuadrilla azul" condecorados.














Divisionarios momentos antes de partir de España, son objeto de una última revista. La pobreza de su equipamiento se hizo evidente en cuánto entraron en Alemania al compararlo con el equipo de los soldados alemanes.

















El recuerdo al hermano caído. Con la División Azul desplegada en el frente de Leningrado, uno de sus oficiales, el teniente Ángel E. Gil, logró un permiso para visitar el cementerio del frente del Voljov, donde yacía enterrado su hermano Marcelino. El asistente del teniente clavó sobre la cruz el escudo de la División Azul.





















































General der Kavallerie Phillip Kleffel, comandante de L. Armeekorps, saluda a un grupo de oficiales españoles de la Spanische Freiwilligen Division.



















Clamor popular. Cada uno de los convoyes que salían hacia Alemania fue objeto de una clamorosa despedida.


Los elementos catalogados como "fuerzas rápidas" de las divisiones de Infantería alemanas estaban dotados...¡con bicicletas! También esto fue una gran sorpresa para los españoles.













En Octubre de 1.943 se anuncia el regreso de la División a España quedando una pequeña fuerza de unos 1.800 hombres llamada Legión Azul al mando del Coronel García Navarro. El 3 de Marzo de 1.944 llega la orden de repatriación.




Primer contacto. Las estaciones de ferrocarril de la Francia ocupada fueron escenario para el primer contacto entre los españoles y la maquinaria militar germana.




Los primeros pasos en la andadura de la División Azul fueron acompañados por un tremendo eco. En España, cada uno de los movimientos de los voluntarios iba acompañado del fervor popular. Y en cuánto penetraron en la Europa ocupada por el III Reich, despertaron la curiosidad de los soldados alemanes.



























































Fuentes Bibliográficas:


Caballero Jurado, Carlos. Atlas ilustrado de la División Azul. Editorial 
Susaeta, Madrid, 2009, ISBN 978-84-677-0202-6.
Martínez Canales, Francisco. Leningrado 1941–1944: La División Azul 
en combate. Editorial Almena, serie Guerreros y Batallas
n.º 52, Madrid, 2009.
Caballero Jurado, Carlos. «Morir en Rusia: La División Azul en la Batalla 
de Krasny Bor». Cuadernos de la Revista Española de 
Historia Militar n.º 7, 2004. Morales Delgado,Gustavo y Togores
Sánchez, Luis Eugenio. La División Azul:las fotografías de una 
historia. La Esfera de los Libros, Madrid, 2008, ISBN 978 84-9734-7761.
Vadillo, Fernando. División Azul, la gesta militar española del siglo XX.
Editorial Este–Oeste, colección Eje, Madrid, 1991.Kleinfeld, Gerald R. 
y Tambs, Lewis A. La división española de Hitler. Ed. San Martín,
Madrid, 1983, ISBN 978-84-7140-218-9.
Scurr, J. y Hook, R. La División Azul, voluntarios españoles en Alemania.
Ediciones del Prado, colección Tropas de Élite, Madrid, 1994.
García, Antonio María. Galubaia Divisia, crónica de la División Azul. Ed. 
Fondo de Estudios Sociales, Madrid, 2001. González Crespo, Jorge. 
Regalía del III Reich. Editorial San Martín, Madrid,1995.
Recio, R. y González, A. Das Heer. Uniformes y distintivos. Agualarga 
Ediciones,Madrid, 1996.Sampedro, C. La División Azul a través de sus 
uniformes y emblemas. García Hispan Editor, Alicante, 1992. Salvador,
Tomás (1962). División 250 (4.ª edición edición). Destino.
Poquet Guardiola, J. 4045 días cautivo en Rusia — memorias de J.
Poquet Guardiola. Edita la Hermandad Provincial de Combatientes de
la División Azul de Valencia, Valencia, 1987.
Sánchez Diana, J. M.ª (1989). Cabeza de puente — diario de un soldado
de Hitler. García Hispan Editor, Alicante, 1993, ISBN 978-84-87690-32-7.
Negreira Parets, Juan José. Voluntarios baleares en la División Azul y 
Legión Azul (1941–1944). Ediciones Miramar, Palma de Mallorca, 1991,
ISBN 978-8487818-03-5.
Varios autores. Españoles en la Segunda Guerra Mundial: el frente del
Este.Ediciones Vandalia, Madrid, 1999, ISBN 978-84-930581-0-4.
«Españoles en Rusia (1941–1945)». Extra Defensa n.º 53, Madrid, mayo de
1999.De la Vega Viguera, Enrique. Rusia no es culpable. Historia de la 
División Azul. Ed. Barbarroja, Madrid, 1999.
Ibáñez Cagna, César. Banderas españolas contra el comunismo. Las 
enseñas de los voluntarios en el Frente del Este (1941–1944).
Fundación Don Rodrigo, Madrid,2000, ISBN 978-84-930130-4-2.
Farré Palaus, Ramón. Impresiones: centinela junto al Ilmen. García Hispán
Editor, Alicante, 1991.Castelo Villaoz, Pablo. Aguas frías del Wolchow. García
Hispán Editor,Villena(Alicante), 1984.
Miralles Güill, Joaquín. Tres días de guerra y otros relatos de la División Azul.
García Hispán Editor, Ibi (Alicante), 1981.
Pardo Martínez, Serafín. Un año en la División Azul. AF Editores, Valladolid,
2005, ISBN 978-84-96016-46-0.
Saint-Loup. La División Azul: cruzada española de Leningrado al Gulag. Ed.
Nueva República, Molins de Rei (Barcelona), 2005, ISBN 978-84-934376-
1-9. Luca de Tena, Torcuato. Embajador en el infierno. Memorias del 
capitán Palacios(once años de cautiverio en Rusia). Ed. Homo Legens, 
Madrid, 2006, ISBN 97884-934595.
Carrera Buil, Fernando J.y Ferrer-Dalmau Nieto, Augusto. Batallón Román.
Fundación División Azul, Madrid, 2003, ISBN 978-84-607-7176-0.
Blanco Rodríguez, Juan Eugenio. Rusia no es cuestión de un día.... 
Publicaciones Españolas, Madrid, 1954, Open Library OL6233952M, LC 
Control Víctor José Jiménez y Malo de Molina, De España a Rusia: 5000
km con la División Azul, (prólogo J. Losada de la Torre), Ed. 
Mediterráneo, Madrid, 1943.
Puente Fernández, José Manuel. "Cántabros en la División Azul 1941-1944
" Ed. Librucos/Ramón Villegas. Torrelavega 2012. ISBN 978-84-940500-2-2
González Pinilla, Ángel. "Héroes entre valientes, Los condecorados en la 
División Azul" Agora Ediciones. Madrid. ISBN 978-84-940755-0-6
Prieto Barrio, Antonio/ Pérez Rubio, Manuel. "Condecoraciones y distintivos 
de la División Azul" Edita FDA. Madrid 2012.
Caballero Jurado, Carlos. "División Azul, estructura de una fuerza de 
combate" Galland Books. Madrid 2009. ISBN 978-84-936804-3-5
Torres García, Francisco "Soldados de Hierro, los voluntarios de la División 
Azul"Ed Actas. San Sebastián de los Reyes, Madrid 2014. ISBN 978-84-
9739-141-2 Díaz de Villegas, José. "La División Azul en línea". Ediciones 
Acervo. Barcelona 1967. Depósito legal: B.39.461 - 1967.
Sanz Jarque, Juan José. "Alas de Águila, la División Azul en Rusia". Ed. 
Actas. San Sebastián de los Reyes - Madrid 2010. ISBN 978-84-9739-095-8
Garrido Polonio, Fernando; Garrido Polonio, Miguel Ángel (2002). Nieve roja:
españoles desaparecidos en el frente ruso (1ª edición). Madrid, España:
Editorial Oberón.ISBN 978-84-96052-05-5.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con responsabilidad

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites